Wednesday, July 18, 2012

(To Rome with Love - A Roma con amor) Bocatto di Cardinale

Ay querido Woody. Reconozco que apareces en escena y enseguida me sonrío. ¿Pero como evitarlo? Si bien aún me quedan muchas películas tuyas sin ver (tarea maratónica, dado que has creado aproximadamente una por año), tu esencia me conquistó hace años. Porque tal como dicen las buenas lenguas, el que te sigue cree conocerte, cree estar metido en ese mundito tuyo que nos ha enamorado. Con tu neurosis, con tu trastorno de ansiedad, tus fobias y pequeñas avaricias nos identificamos en nuestro lado miserable, el de hormigas urbanas que intentan vivir masomenos razonablemente en un mundo caótico. Y esta película vuelve a ese núcleo inigualable que tan bien supiste construir. Ha vuelto el gran Woody señores, ha vuelto el absurdo.
A Roma con amor es una película que juega con varias aristas. Por un lado el enganche con la arrasadora Midnight in París, al asegurarnos ya en el título, que nuevamente viajaremos por una ciudad hermosa, otra de las que enamoran. La combinación entre la música y las imágenes una vez más logra su cometido, está vez adentrándonos en la caótica, desordenada, cantarina Roma. 
Por otro lado, despegamos con un popurri de caras que nos van haciendo sonreír plano a plano. Arrancamos con Alison Pill, una nueva integrante del clan Allen, a quien reconocemos rápidamente como la Zelda Fitzgerald de Midnight. Seguidamente Roberto Benigni, actor ya hecho personaje, que no necesita mostrarnos más que como amanece y desayuna para hacernos reír. Un icono italiano para aquellos pochocleros que no le hemos dado mucha oportunidad a Europa Europa. Sencillo y efectivo. Por si aún no hemos simpatizado con el elenco, helo aquí, Alec Baldwin, actor que ha logrado reinventarse a sí mismo desde 30 Rock, haciéndonos morir de risa tan solo con sus miradas. Un actor que ha sabido sacarle el provecho a reírse de si mismo, logrando hacernos estallar en carcajadas con su ironías y desvaríos. Una vez más no decepciona. Por si todo este combo no funcionara, Ellen Page y la hermosa Penélope Cruz, redondeando, literalmente, un elenco fantástico. Y el detalle final, la cereza del postre, a esto que ya resulta casi empalagoso de tanta genialidad: Woody entra en escena. Y como no reírnos si lo extrañábamos tanto. Neurótico, ansioso, verborrágico, cínico. La comisura de los labios se estira en su máxima expresión.
Bien, con este conjunto tan jugoso de ingredientes es difícil fallar. La trama juega con un intercambio de historias que nos van haciendo saltar de sonrisa en sonrisa, una desopilante catarata de situaciones bizarras. Una vez más este genial director lo logra: una película brillante, con la mejor expresión de su humor más absurdo, el desempeño de actorasos que no tienen más que ponerle su toque al personaje para darle el toque final de vida y por su puesto, el magistral Woody delante de las cámaras. 
No le recomendaría esta película a quien no le guste o no lo conozca. Y no por soberbia o porque crea que sean incapaces de comprenderlo o que les guste. Si no porque creo que como tantos directores, como Almodovar en su estilo, hay que conocerlos para quererlos. Para poder captar cada guiño. Para poder sonreir un segundo antes de cada chiste. Para no quedarse pensando ¿WTF? y poder doblarse de la risa pensando, que hijo de la navidad, una vez más lo ha logrado. Aplausos, Woody, te amamos.




2 comments:

  1. elnore1960@hotmail.comJuly 27, 2012 at 5:28 PM

    Buena pelicula...llena de humor, contradicciones humanas...mucho amor inteligente..gente como uno...vidas y vivencias...Lo que elogio y enarvolo...es todo Roma es un album en pelicula..... un saludo.

    ReplyDelete
  2. Los fans estamos esperando ansiosos por nuevos comentarios...

    ReplyDelete